«Queridísimo papa: supongo que habras pasado un viage muy cómodo, pues segun abuelo nos decía estabas muy bien instalado, y creo tambien que el mar estaría en calma y que no habras sufrido mareo alguno».

Este es inicio de una carta que Antonio Machado escribió a su padre en el verano de 1892, cuando tenía 17 años. Así, sin tildes. Y con la palabra viage con «g». «Se trata del primer texto conocido del poeta, por eso es un tesoro», afirma a EL MUNDO Rafael Alarcón, profesor titular de Literatura Española de la Universidad de Jaén y comisario, junto a Antonio Rodríguez Almodóvar, de la exposición Los Machado vuelven a Sevilla. Esta muestra, que se podrá ver desde el 23 de febrero al 24 de mayo en el nuevo Centro Fundación Unicaja de Sevilla, reunirá una selección de manuscritos, fotografías y documentos de Antonio y Manuel Machado.

«El padre de los Machado había viajado a Ponce (Puerto Rico) para trabajar como registrador de la propiedad y moriría poco después, el 4 de febrero de 1893 con 47 años», agrega Alarcón.

En la carta, el futuro autor de Campos de Castilla informa a su padre de su marcha en los estudios, tanto de él como de su hermano: «Tanto Manuel como yo desde el día que tu te fuiste nos dedicamos á estudiar con doble interés para aprobar en Septiembre Manuel las dos matemáticas y yo estas asignaturas mas el Frances y la Historia Universal».

La Fundación Unicaja posee el mayor archivo de manuscritos de la familia Machado. En 2003, por iniciativa de Braulio Medel, compró un primer lote de manuscritos que fueron expuestos en el Real Alcázar de Sevilla y editados en 10 volúmenes. En 2018 ha adquirido el resto de papeles de la familia. «Se trata de un conjunto de unos 5.000 folios con los que trabaja parte del equipo que editó los primeros manuscritos», agrega Alarcón.

En el nuevo lote destaca un conjunto de cartas y fotografías familiares inéditas, como la referida carta de un joven Antonio, hasta la de José Machado en que anuncia a sus hijas la muerte de su tó Antonio y de su abuela Ana.

También se incluyen obras teatrales igualmente inéditas de los hermanos Machado en distinto grado de elaboración: La diosa de la razón, sobre Teresa Cabarrús; Las tardes de la Moncloa o Las brujas de D. FranciscoAdriana Lecouvreur, Candelas (un guion teatral o cinematográfico escrito por Manuel Machado sobre el conocido bandolero), así como los manuscritos de todo su teatro original y de tres adaptaciones inéditas, El príncipe constante, de Calderón de la Barca, y ¡Hay verdades que en amor! y La viuda valenciana, de Lope de Vega.

La carta de Antonio Machado a su padre, que mide 16 por 11 centímetros, especifica el horario que el joven escritor mantiene en aquel verano de 1892: «La distribucion que hago del día es la siguiente: á las 7 1/2 de la mañana, hora que me levanto, me pongo á estudiar hasta las 9 que viene el profesor á darnos clase hasta las 10 ó 10 y 1/2. Despues de comer estudio hasta las cuatro las lecciones de Historia Universal y Matemáticas. [frase tachada] Desde mañana tengo que asistir á la biblioteca para estudiar el frances».

Tras la firma, se puede leer: «Hoy he visto á Mendez y á Vicente que me han dado para ti muchos recuerdos». ¿Quiénes son Méndez y Vicente? «Podrían tratarse del filósofo, político y escritor Mariano Méndez Bejarano (1857-1931) y del arquitecto e historiador del arte Vicente Lampérez y Romea (1861-1923), esposo de Blanca de los Ríos, pero no tenemos plena seguridad», sostiene Rafael Alarcón Sierra.

En todo caso, el apunte de Antonio Machado supone un primer documento de un indudable valor.