La Fundación Unicaja y Alianza Editorial publican este inédito, un texto que la Guerra Civil impidió terminar y en el que sus creadores se trasladan a los años de la Revolución Francesa

La leyenda la rebautizó como Nuestra Señora del Buen Socorro, o Nuestra Señora de Termidor, santificada en el recuerdo popular porque gracias a su intervención evitó la muerte de muchos inocentes en la guillotina y puso freno al delirio sanguinario de Robespierre. Pero la española Teresa Cabarrús era, ante todo, una mujer contradictoria, audaz, que se movía entre conceptos no siempre bien avenidos: los aristócratas y los radicales, España y Francia, la moral burguesa y la libertad personal. Su historia resulta llamativa ya por sus antecedentes: su padre, François, un comerciante que sería retratado por Goya, fundó el Banco de San Carlos, origen del posterior Banco de España. La figura de Teresa atrajo a los hermanos Machado, que eligieron a la protagonista –a la que cambian el nombre y algunos datos de su biografía: aquí es Susana Montalbán– para una de sus obras de teatro, un texto que escribieron sus autores a mediados de los años 30, del que apenas se sabía algo y el hallazgo más sobresaliente de los manuscritos machadianos adquiridos en 2018 por la Fundación Unicaja. La diosa Razón, presentada este viernes en la Feria del Libro de Sevilla, aparece en Alianza Editorial con edición del profesor de la Universidad de Jaén Rafael Alarcón Sierra y el escritor y filólogo Antonio Rodríguez Almodóvar.

El presidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel, opinó que el rescate de esta pieza incompleta pero muy desarrollada de los Machado “ensancha y amplía la faceta de dramaturgos” de los sevillanos, “a los que se conoce como poetas, articulistas, ensayistas o incluso filósofos, y a los que quizás no se valore tanto en su condición de autores de teatro. Los que me conocen saben que no soy proclive a los adjetivos exagerados, pero hoy puedo decir que estamos ante un día importante, un acontecimiento cultural“. En su intervención, Medel comparó a Antonio y Manuel con otros genios como Ibsen o Lorca en su brillantez para captar la psicología femenina, y definió a Cabarrús como “un personaje fascinante que daría para cuatro películas”. El responsable de la institución prometió que desde Unicaja, una vez divulgado este inédito, trabajarán para llevar La diosa Razón a los escenarios “porque el destino de una obra de teatro, su alma y su sentido, es ser representada”.

Magdalena Lasheras, editora de Alianza, recordó por su parte que el sello colabora ya con Unicaja en el Premio Fernando Quiñones de Novela, “uno de los galardones más honestos del mercado, donde el valor de lo que se premia es meramente literario”, y alabó el trabajo “minucioso y exquisito, enriquecido con su erudición” de Rodríguez Almodóvar y Alarcón Sierra.

El primero contó a los periodistas el asombro que le causó encontrar, entre los 4.000 manuscritos adquiridos por Unicaja en 2018, un borrador transcrito por José Machado, hermano de los poetas, de La diosa Razón. Esto es la bomba, se dijo, aunque reconstruir todo el puzle fuera un proceso complejo. “Pero aquí suscribo algo que decía Juan Ramón Jiménez: que el trabajo de los editores y los escritores no es trabajo, es trabajo gustoso. Me he sentido feliz intercambiando datos con Rafael, que aseguraba que para un filólogo enfrentarse a un material así era un festín”, apunta el especialista, comisario junto con Alarcón Sierra de Los Machado vuelven a Sevilla, una exposición que inauguró en 2019 el centro cultural que la Fundación Unicaja posee en la capital andaluza.

Para Alarcón Sierra, La diosa Razón aporta luz a un periodo del que se tenían pocas noticias de los Machado. “No se sabe demasiado de ellos en los años previos a la Guerra Civil. Antonio andaba con Juan de Mairena, preparando la cuarta edición de sus Poesías completas; Manuel tenía entre manos Phoenix, que publicaría con Manuel Altolaguirre“, analiza el investigador, que cree que este texto aporta novedades a la trayectoria de los hermanos. “Nunca habían ambientado fuera la mayor parte de una obra”, expone en primer lugar. “Y nunca la Historia con mayúsculas tuvo tanto peso en su dramaturgia. En piezas como La duquesa de Benamejí aparece, pero importa más la trama íntima, sentimental. Aquí la Revolución Francesa ocupa el primer plano, y las tramas de los personajes se desarrollan en paralelo”, comenta sobre un texto por el que aparecen otros afrancesados como el Abate Marchena, Llerena en la ficción.

Es, también, una propuesta “menos discursiva, algo de lo que se les acusa en otras creaciones, aquí los diálogos son más dinámicos“. El dúo que escribió a cuatro manos La Lola se va a los puertos (1929) o La prima Fernanda (1931) apuesta de nuevo por una poderosa protagonista femenina que, para Alarcón Sierra, desafía las convenciones. “Plantean un personaje muy osado para la España de entonces, una mujer que va de un amante a otro, moderna, emancipada, que usa sus atributos para conquistar a los hombres pero que siempre es más inteligente que ellos”, asegura. Ahora, los lectores pueden adentrarse en la compleja humanidad de Susana Montalbán, la Teresa Cabarrús que sacan del olvido y devuelven a la posteridad los hermanos Machado.

Fuente: Diario de Sevilla